Deja un comentario

La inmortalidad en los libros

Como cada 23 de abril, hoy se celebra el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. Con motivo de esta fecha señalada, vamos a comentar algunas obras literarias que han tratado, cada una a su manera, el tema de la inmortalidad.

En la obra del siglo XVIII Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, el protagonista visita Luggnagg y conoce a los struldbrugs, los inmortales del lugar. Estos eran producto del azar y, pese a la admiración inicial de Lemuel Gulliver, pronto se da cuenta de que no morir nunca es un regalo envenenado.

El protagonista piensa que si él hubiese sido struldbrug, primero intentaría conseguir riquezas y en 200 años sería el hombre más rico del reino. Además, llegaría a ser el más sabio del lugar y podría formar a los jóvenes prometedores y evitar la degeneración de la naturaleza humana. Sin embargo, la realidad es que estos struldbrugs no mantenían la juventud, la salud, ni el vigor y, a medida que cumplían años, eran tercos, avaros y envidiosos. Con 80 años eran considerados legalmente como muertos, quedaban incapacitados y continuaban en una constante decadencia sin fin. No parece muy agradable, desde luego.

En Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, de J.K. Rowling, se cuenta “La fábula de los tres hermanos”. En ella, la Muerte ofrece un premio a cada uno de los tres hermanos por haberla eludido al cruzar un río. El hermano mayor recibió la varita mágica más poderosa, la Varita de Saúco, el hermano mediano fue obsequiado con la Piedra de la Resurrección y, por último, el más humilde y sensato de los hermanos pidió algo que le permitiera evitar a la Muerte y, de mala gana, esta le entregó su propia Capa Invisible. Solo el menor de los hermanos logra llegar a una edad avanzada porque entiende que, aunque no se puede vencer a la muerte, lo mejor es esperar a que su encuentro se posponga el mayor tiempo posible.

Los tres objetos de la fábula (la Varita de Saúco, la Piedra de la Resurrección y la Capa de la Invisibilidad) se convierten en reales en el mundo de Harry Potter y se afirma que quien consiga hacerse legítimamente con esos objetos se convertirá en “señor de la muerte”. Intentar lograr la inmortalidad deja un reguero de muerte y destrucción. Por ello, al final del libro, Harry conserva la Capa de Invisibilidad, pero pierde intencionadamente la Piedra de la Resurrección en el bosque y, en cuanto a la Varita de Saúco, pretende dejarla en la tumba de Dumbledore y, si él muriese de forma natural, el poder de la varita se rompería.

El símbolo de las Reliquias de la Muerte.

No era la primera vez que se trataba el tema de la inmortalidad en la saga de la escritora británica, de hecho, está presente en todos los libros mediante la ambición de Voldemort por no morir nunca. En el primer libro la trama gira alrededor de la piedra filosofal, una sustancia legendaria en la historia de la alquimia que se decía que podía transmutar los metales en oro o lograr la vida eterna. Más adelante conocemos el Horrocrux, un objeto en el que un mago puede esconder una parte de su alma tras cometer un asesinato, de tal manera que no pueda morir aunque su cuerpo sea destruido.

Por último, en El maestro del Prado y las pinturas proféticas, del escritor español Javier Sierra, no solo nos sumergiremos en las maravillosas obras de arte de la pinacoteca más célebre de España, sino que el protagonista descubrirá atónito que el elixir de la vida eterna puede ser algo más que una fantasía. El maestro parece ser un rosacruz, un inmortal que cada cien o ciento veinte años siembra su semilla intelectual en algunos elegidos, como él. El tema de la inmortalidad es recurrente en la obra del escritor aragonés, siendo la piedra angular en El secreto egipcio de Napoleón o La pirámide inmortal.

La inmortalidad que no va acompañada de eterna juventud parece desgraciada, como en el caso de los struldbrugs. El envejecimiento, esa es la clave. La ciencia trata de revertir el ciclo de la vida, mientras algunas religiones y filosofías nos garantizan la inmortalidad del alma.

En cualquier caso, no se trata de vivir más, sino de vivir más y mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: