Deja un comentario

La viruela antes de 22 ángeles

Esta noche La 1 de TVE estrena 22 ángeles, una película para televisión protagonizada por Pedro Casablanc, María Castro y Octavi Pujades que narra la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna encabezada por el médico Francisco Javier de Balmis y cuyo objetivo era que las colonias españolas en América y Filipinas se beneficiaran del gran descubrimiento que Edward Jenner había realizado algunos años antes. El hecho de que una hija de Carlos IV hubiera sido víctima de la viruela contribuyó a que se decidiera realizar esta expedición.

El 30 de noviembre de 1803 la corbeta María Pita zarpó desde La Coruña con Balmis, José Salvany, su equipo de médicos y enfermeros, 22 niños (con edades comprendidas entre los 8 y los 10 años) y la rectora de la casa de expósitos de La Coruña, Isabel Cendal (existe confusión sobre su apellido, del que hay varias versiones). Los niños se vacunaban de dos en dos en intervalos de 9-10 días durante el viaje a través del Atlántico, actuando como reservorios naturales de la vacuna. El propio Jenner escribiría acerca de la expedición, diciendo que “No me imagino en los anales de la historia un ejemplo de filantropía tan noble, tan grande como este”.

Para no desvelar demasiado sobre el contenido de esta película, vamos a comentar qué sucedió antes de esta expedición. ¿Qué es la viruela? ¿Quién es Edward Jenner? ¿Qué importante descubrimiento realizó?

22angeles

Origen de la viruela

La viruela, enfermedad infecciosa causada por un virus, ha sido uno de los grandes azotes de la humanidad, siendo la responsable de millones de muertes y desfiguraciones por todo el mundo. La primera descripción de la viruela aparece en el Antiguo Egipto, donde se cree que el faraón Ramsés V murió de esta enfermedad. Su momia, que se encuentra perfectamente conservada en un museo de El Cairo, presenta pústulas de 1 a 5 mm de diámetro en el rostro y otras partes del cuerpo que se asemejan a las producidas por la viruela.

Momia del faraón Ramses V. (Foto: G. Elliot Smith).

Momia del faraón Ramses V. (Foto: G. Elliot Smith).

Alrededor del año 1000 a. C. la viruela era endémica en China e India. Para responder a la enfermedad se desarrollaron prácticas de variolización, es decir, se inhalaba el polvo de costras secas procedentes de lesiones de viruela de los supervivientes o se inoculaba el pus de una lesión en una incisión en el antebrazo.

Tucídides, un cronista de Atenas, describió un brote de una enfermedad similar a la viruela alrededor del 430 a. C. Posteriormente, manifestó que la plaga comenzó en Etiopía, se extendió por Egipto y Libia y, finalmente, fue introducida en Atenas por un barco procedente del norte de África. Sin embargo, los historiadores médicos no están seguros de la naturaleza de esa plaga. Llama la atención que no se mencione la viruela ni en el Nuevo ni en el Antiguo Testamento, ni tampoco en los clásicos griegos ni en la literatura romana. En cambio, la enfermedad descrita por Eusebio en el 302 d. C., en Siria, es más probable que se trate de viruela.

El obispo Mario de Avenches fue el primero en utilizar la palabra variola en su Crónica del 570 d. C., pero no es seguro que se estuviera refiriendo a la viruela, ya que no se proporciona ninguna descripción clínica. Sin embargo, es posible que la enfermedad descrita por Gregorio de Tours en el 580 d. C., que encaja bien con la viruela, fuese la misma que la descrita por Mario 10 años antes.

La conquista de América

La determinación, las alianzas y el distinto concepto de la guerra fueron la base de la conquista de América, pero los españoles también contaron con la ayuda de la viruela para obtener la victoria. Entre 1520 y 1522, durante la conquista de Méjico por Hernán Cortés, se cree que alrededor de 3,5 millones de indios aztecas murieron a causa de la viruela.

Se piensa que la viruela llegó a América en 1518, en un barco portugués con esclavos negros africanos. En 1520, Pánfilo de Narváez se dirigió a Méjico procedente de Cuba con la intención de apresar a Hernán Cortés. En su viaje le acompañaron esclavos africanos, que infectaron a otros tripulantes y a la población indígena.

Aproximadamente 5 años después, el Imperio peruano fue devastado por la viruela, lo que facilitó la conquista de Pizarro. En Brasil, la enfermedad apareció por primera vez en 1563 y provocó la exterminación de tribus completas.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en la revista Current Biology revela que la viruela podría ser más reciente de lo que se pensaba y, por tanto, las evidencias de viruela de la antigüedad podrían referirse a otras enfermedades con síntomas similares. Aunque es necesaria una mayor investigación sobre este asunto, este estudio podría ser el punto de partida para reescribir la historia de la viruela en el mundo.

Lady Mary Wortley Montagu

Lady Mary Wortley Montagu (1689-1762), hija del marqués de Dorchester, se fugó y casó con Edward Wortley Montagu en 1712, escapando de un matrimonio concertado por su padre. Su marido fue elegido embajador británico en Turquía en 1716 y allí vivieron durante dos años.

Lady Mary Wortley Montagu con un traje turco. (Foto: Dominio público).

Lady Mary Wortley Montagu con un traje turco. (Foto: dominio público).

El hermano de Mary había muerto de viruela y ella misma padeció esta enfermedad en 1715, que le dejó profundas marcas en el rostro. Durante su estancia en Turquía se interesó por la prevención de la viruela a través de la variolización. Como dejó constancia en sus cartas, un grupo de mujeres se encargaba de inocular la viruela en heridas de los pacientes.

En marzo de 1718, la propia Mary decidió someter a su hijo al proceso de variolización sin el conocimiento de su marido, que no aprobaba este procedimiento. La variolización de Edward Jr., que contaba con 6 años de edad, sí que fue avalada por Emanuel Timoni, que era el médico de la familia.

A su vuelta al Reino Unido, Lady Mary introdujo la práctica de la variolización en Occidente, informando a sus amistades dentro de la aristocracia del éxito con su propio hijo.

Edward Jenner y la vacunación

Edward Jenner nació el 17 de mayo de 1749 en Berkeley, en el suroeste de Inglaterra. A la edad de 5 años, Edward perdió a sus padres con tan solo unas semanas de diferencia, de modo que fue criado por su hermano mayor Stephen, que al igual que su padre era clérigo.

A los 8 años Jenner fue sometido al proceso de variolización, estando a punto de perder la vida. A la edad de 13 años, su familia decidió que debía tener una profesión médica, así que entró de aprendiz de un cirujano en Sodbury y, posteriormente, continuó su formación con el gran cirujano John Hunter en Londres, con el que entabló una duradera amistad. En 1773, al acabar sus estudios, un Edward Jenner de 24 años decide volver a su pueblo natal y convertirse en médico rural. En 1788 se casa con Catherine Kingscote, una joven de delicada salud con la que pasaría 27 años de su vida, convirtiéndose en padres de 3 hijos.

Retrato de Edward Jenne por John Raphael Smith (Foto: dominio público).

Retrato de Edward Jenne por John Raphael Smith (Foto: dominio público).

Durante su estancia como aprendiz en Sodbury tuvo las primeras nociones de que la viruela del ganado podía tener un efecto protector sobre la viruela humana. Una lechera estaba siendo tratada por su maestro por una infección en la piel, pero ella estaba segura de que no podía ser viruela porque ya había padecido la viruela vacuna. Al parecer, esta idea era compartida por los ganaderos locales.

El 14 de mayo de 1796, Jenner inmunizó a un niño de 8 años llamado James Phipps con el material obtenido de las lesiones de viruela vacuna de la mano de una ordeñadora llamada Sarah Nelmes. El 1 de julio de 1796, Jenner inoculó al chico con viruela humana y no mostró ningún signo de infección. Por tanto, era inmune a la viruela. Edward Jenner denominó a su procedimiento inoculación vacuna (vacca es la palabra latina para cow, vaca en inglés). Sin embargo, el término vacunación fue acuñado por Richard Dunning, un cirujano de Plymouth.

Jenner preparó un escrito para la Royal Society describiendo los detalles de su experimento, pero no fue aceptado para ser publicado por falta de datos. Entonces, esperó dos años para tener nuevos casos de viruela vacuna y poder llevar a cabo experimentos adicionales. En 1798 publicó por sus propios medios sus observaciones en An Inquiry into the Causes and Effects of the Variolae Vaccinae, a Disease Discovered in Some of the Western Counties of England, Particularly Gloucestershire, and Known by the Name of the Cow Pox. (Una investigación sobre las causas y efectos de la viruela vacuna, una enfermedad descubierta en algunos de los condados del oeste de Inglaterra, particularmente Gloucestershire, y conocida con el nombre de viruela bovina).

De abril a junio de 1798, Jenner intentó convencer a sus colegas londinenses de la validez de su proceso de inmunización, esperando que alguien repitiera su experimento, pero no tuvo éxito. Sin embargo, semanas después de su regreso, el médico Henry Cline (a quien Jenner había proporcionado el inoculante) le informó de la eficacia de su vacuna. Esto ayudó a popularizar el procedimiento de la vacunación en Gran Bretaña, a pesar de sus detractores.

La vacunación de Jenner pronto se extendió por todo el mundo. Napoleón, que estaba en guerra con Inglaterra, liberó a unos prisioneros ingleses ante la petición de Jenner, afirmando que no podía negar nada a ese gran benefactor de la humanidad. Después de la muerte de su esposa en 1815, Jenner se retiró de la vida pública para vivir tranquilamente en su hogar. El 26 de enero de 1823, a los 73 años, Edward Jenner fallece en su localidad natal.

Erradicación de la viruela

Durante el siglo XX la viruela fue responsable de 300 a 500 millones de muertes y, en el último milenio, se estima que esta enfermedad ha sido la responsable del 10% de las muertes en todo el mundo.

Después de la primera vacunación llevada a cabo por Edward Jenner, los avances en la microbiología y la inmunología permitieron mejorar la calidad de las vacunas, los métodos para la distribución y las infraestructuras de la salud pública.

El último caso de viruela contraída de forma natural del que se tiene constancia sucedió en 1977 en Somalia y en 1980 la Organización Mundial de la Salud declaró erradicada la enfermedad, siendo la primera enfermedad vírica en ser erradicada del planeta.

Sin embargo, alegando diversos motivos científicos sobre los que se debate frecuentemente, se almacenan cepas de este virus en laboratorios de máxima seguridad de Atlanta (EEUU) y Novosibirsk (Rusia).

Gracias a la ciencia la humanidad logró la victoria, la viruela ya es historia.

Para saber más:

Asensi Botet, F. (2009). La real expedición filantrópica de la vacuna (Xavier de Balmis/Josep Salvany): 1803-1806. Revista chilena de infectología, 26(6), 562-567.

Behbehani, A. M. (1983). The smallpox story: life and death of an old disease. Microbiological Reviews, 47(4), 455-509. 

de Arteaga, A. (2010). Ángeles custodios. Barcelona: Ediciones B, S.A.

García, E. (2006). La soledad de Balmis: la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna de la Viruela, 1803-1806. Madrid: Biblioteca Nueva.

Gargantilla, P. (2016). Enfermedades que cambiaron la historia. Madrid: La esfera de los Libros, S.L.

Moro, J. (2015). A flor de piel. Barcelona: Seix Barral.

Thèves, C., Biagini, P., y Crubézy, E. (2014). The rediscovery of smallpox. Clinical Microbiology and Infection, 20(3), 210-218.

Weiss, R. A., y Esparza, J. (2015). The prevention and eradication of smallpox: a commentary on Sloane (1755) ‘An account of inoculation’. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 370(1666), 20140378.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: