2 comentarios

En boca cerrada no entran moscas

“Permítanme que les cuente mi problema con las chicas…pasan tres cosas cuando ellas están en el laboratorio…Te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y cuando las criticas, lloran”. Estas palabras fueron pronunciadas por el Nobel de Medicina Tim Hunt en una conferencia en Seúl, añadiendo que hombres y mujeres deberían trabajar en laboratorios separados.

Tim Hunt, premio Nobel 2001 en Fisiología o Medicina. (Foto: Nobelprize.org).

Tim Hunt, Premio Nobel 2001 en Fisiología o Medicina. (Foto: Nobelprize.org).

Las reacciones ante las desafortunadas declaraciones del bioquímico inglés no se hicieron esperar. La Royal Society, de la que Hunt forma parte, declaró en Twitter que “Los comentarios de Tim Hunt no reflejan nuestro punto de vista” y, posteriormente, emitió un comunicado desmarcándose de las declaraciones del científico. El propio Tim Hunt renunció días después a seguir formando parte del Comité de Premios de Ciencias Biológicas de la Royal Society y, además, se vio obligado a dimitir de su cargo de profesor honorífico en la Facultad de Ciencias de la Vida de la University College London (UCL).

Mary Collins, mujer de Tim Hunt e importante inmunóloga británica, está indignada con el trato de la UCL hacia su marido y afirma que “no es sexista”. El bioquímico, que se disculpó tras conocer el revuelo causado, mantiene que realizó esos comentarios “de una forma jocosa e irónica”.

En las redes sociales, científicas de todo el mundo reaccionaban ante las declaraciones del Nobel 2001 bajo el hashtag #DistractinglySexy, publicando fotos y mensajes en tono sarcástico.

La tendencia #distractinglysexy es fenomenal. Aquí estoy con el brazo hasta el fondo dentro del recto de una vaca, ¡muy seductora! (Foto: @VanessaAdams6)

La tendencia #distractinglysexy es fenomenal. Aquí estoy con el brazo hasta el fondo dentro del recto de una vaca, ¡muy seductora! (Foto: @VanessaAdams6)

Tim Hunt no es el primer científico de renombre en realizar declaraciones polémicas. En el año 2007 James Watson, uno de los descubridores de la estructura del ADN y Premio Nobel de Medicina en 1962, afirmó que los negros eran menos inteligentes que los blancos. Según el estadounidense, “todas nuestras políticas sociales están basadas en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas muestran que esto no es realmente así”.

No era la primera vez que Watson generaba controversia con sus comentarios. En 1997, The Sunday Telegraph recogió las siguientes declaraciones del científico americano: “Si se pudiera encontrar el gen que determina la sexualidad y una mujer decide que no quiere un hijo homosexual, bueno, permíteselo”. El biólogo Richard Dawkins afirmó poco después que las palabras de Watson se habían malinterpretado y que Watson simplemente estaba a favor de la libertad de elección.

James Watson, uno de los descubridores de la estructura del ADN.(Foto: Nobelprize.org).

James Watson, uno de los descubridores de la estructura del ADN. (Foto: Nobelprize.org).

William Shockley, Premio Nobel de Física en 1956, también realizó unas controvertidas declaraciones sobre las diferencias intelectuales entre las razas. El físico estadounidense llegó a proponer que las personas con un coeficiente intelectual por debajo de 100 deberían ser pagadas para someterse a una esterilización voluntaria.

Por increíble que parezca, no toda la comunidad científica piensa que el VIH sea causante del SIDA. Uno de los negacionistas más conocidos es Kary Mullis, Premio Nobel de Química en 1993 por la invención de la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Entre otros negacionistas célebres podemos citar al biólogo molecular Peter Duesberg o a la fallecida Lynn Margulis, conocida mundialmente por la teoría endosimbiótica.

No pongo en duda las importantes aportaciones científicas de los individuos que se han mencionado en este artículo. Sin embargo, no deberían ser tan categóricos sobre temas que desconocen y que están lejos de sus ámbitos de trabajo. Por el contrario, deberían asumir su papel como modelos a seguir y guiar, sobre todo a la población más joven, hacia un futuro de innovación, excelencia, tolerancia y respeto.

Anuncios

2 comentarios el “En boca cerrada no entran moscas

  1. Para ingenuos que creen que la ciencia es algo ajeno al poder recomiendo leer el magnífico libro de Sanchez Ron “El poder de la ciencia”

  2. Me lo apunto. Gracias por comentar 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: