Deja un comentario

Luces y sombras en la sincronizada española

El pasado 6 de septiembre, la Real Federación Española de Natación (RFEN) emitía un comunicado en su página web en el que confirmaba la “decisión de no renovar el contrato” a Anna Tarrés, seleccionadora nacional de natación sincronizada hasta la fecha y principal artífice del éxito español en esta disciplina.

La noticia se extendió como la pólvora entre los medios deportivos y las reacciones no tardaron en aparecer. La propia Anna Tarrés, que llevaba en el cargo desde 1997, se mostró sorprendida con la noticia y reconocía que tenía que “acatar una decisión que viene de arriba”. Fernando Carpena, presidente de la RFEN, fue el encargado de informar a la implicada mediante una breve conversación telefónica, argumentando únicamente “motivos profesionales“.

“A perro flaco, todo son pulgas”. Casualmente, cuando el proyecto de Tarrés al frente de la selección de sincronizada se derrumbaba, comenzaron a surgir voces críticas a los métodos de trabajo de la catalana. Paola Tirados, ex-componente del equipo nacional de sincronizada, se mostraba aliviada por la decisión de la Federación. Hace unos meses, la nadadora canaria publicaba en su web una carta abierta titulada “El Porqué”, en la que exponía los motivos por los que había abandonado el deporte que tanto amaba. En dicha carta, se pueden leer graves acusaciones: “Becas no entregadas, dinero extraviado, positivos de orina tapados, pagos de nuestro propio bolsillo a entrenadoras extranjeras para coreografiar las rutinas de las competiciones, extorsiones a nadadoras, humillaciones, incitar a nadadoras a tomar antidepresivos para venir motivadas al entreno… ¿Realmente todas estas cosas son posibles? ¿Cuál es el precio de una medalla?“. Paola afirma que informó de todos los problemas internos tanto a la RFEN, como al COE y al CSD, obteniendo simplemente “palmaditas en la espalda”. Según ella, los brillantes resultados del equipo en Europeos, Mundiales y Juegos Olímpicos tapaban las posibles irregularidades dentro de la selección. Cristina Violán, también ex-internacional española, compartía la felicidad de Paola, asegurando que a partir de ahora las nadadoras “tendrán la oportunidad de disfrutar de este deporte“.

El 22 de septiembre, 15 ex-componentes de la selección española de sincronizada firmaban una carta abierta contra Anna Tarrés, para “dar voz a todas aquellas cosas que hasta el momento han quedado escondidas bajo las medallas”. Sin “ningún deseo de repercusión mediática” y sabedoras de lo que supone un deporte de élite, se quejan abiertamente de los métodos sin límites, “donde el fin justifica siempre los medios“. Las nadadoras comparten algunas de sus traumáticas experiencias: “Esta medalla no te la mereces, no has hecho nada por conseguirla… Es para mi hija, que le hace mucha ilusión”; “No vas a ir a recoger la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo porque eres inferior a las demás del equipo”;”Fuera del agua gorda, vete al psicólogo”; “No vengas a hacerte la estrecha, si te has follado a todo lo que se mueve”(gritado a una nadadora de tan solo 14 años).

Sin embargo, algunas de las integrantes del actual equipo de sincronizada asumen que practican un deporte de élite y no comparten las críticas hacia la ex-seleccionadora, aunque reconocen que es posible que ciertas acusaciones sean ciertas. Clara Basiana, bronce en los Juegos de Londres, en otra carta abierta a Anna Tarrés le daba las gracias por “acompañarnos, hacernos crecer y hacer crecer el deporte”. Thaïs Henríquez, plata en los Juegos de Pekín y bronce en los de Londresafirma que las entrenadoras “no son unas santas“, pero que no ha sufrido ninguna experiencia personal como las que relatan las quince ex-nadadoras. Beth Fernández, ayudante de Anna Tarrés, niega las acusaciones vertidas sobre la ex-seleccionadora y considera que se pueden deber a que “la gente que se queda por el camino se puede sentir frustrada“. Andrea Fuentes, actual capitana del equipo, no juzga la decisión de prescindir de su mentora, pero difiere “en las formas y el momento en que se ha hecho”. Andrea reconoce que “ha habido momentos de todo, pero nosotras habíamos aceptado el método de Anna” y afirma que “aquí nadie ha dado positivo por dóping. Ni por marihuana. Es una acusación falsa”.

¿Quién tiene razón en todo este complicado asunto? ¿Pueden rencillas personales manchar el buen nombre de la sincronizada española? En los próximos días o semanas quizás conozcamos nueva información al respecto, de momento, el nuevo equipo técnico formado por Esther Jaumà, Mayuko Fujiki, Anna Vives, Ana Montero y Gemma Mengual tendrá que preparar a las chicas para su próximo objetivo, los Mundiales de Natación de Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: